One night to push and scream, and then relief: The Knife “Deep Cuts”

Cuando regresé al DF después de pasar un tiempo conviviendo con chicas madrileñas metaleras y españoles tetos me encontré a una ciudad que estaba cambiando. De repente, el DF había entrado al circuito internacional de conciertos y comenzaban a tocar aquí grupos grandes, conciertos que para alguien de mi generación, eran inimaginables en la ciudad. Pero quizá lo más emocionante es que se sentía una ciudad viva. La escena musical estaba despertando, desde Coapa hasta Satélite empezaban a salir bandas, algunas muy malas, otras malas, otras regulares y algunas muy buenas. Y también estaba este circuito de fiestas semi clandestinas en la Roma y en el Centro y de inauguraciones de exposiciones que tornaban de la nada en fiestones épicos.

Mi historia con The Knife comienza en una de estas fiestas. Fue en una antigua casona en la calle de Venustiano Carranza o una muy parecida. Habíamos ido porque tocaba el hermano de Maira, que en aquél entonces se hacía llamar DJ Prophet. La cosa no salió muy bien, y no fue por la música que ponía, sino porque también estaba programado para tocar Zemmoa (este dj trasvesti ultrafashion que hoy resulta ser una celebridad entre la hipsteriza) y algunos de sus protegidos. Ellos llegaban a todas las fiestas con un séquito que, como hizo con Abraham, abucheaba a quién no perteneciera al círculo cercano de est@ muchach@. Cuando Abraham bajó del escenario, yo no había terminado mi trago, así que por necedad mía nos quedamos a escuchar un pedazo del primer protegido de Zemmoa, quien se presentaba como DJ Knife.

De repente me quedé hipnotizado (y sin uso de sustancia alguna, neto). La música que ponía este chavo estaba, por resumirlo en una un par de palabras, muy chingona. Era rara, pero seductora; el ritmo invitaba a mover los pies y de alguna forma remitía como a una de estas escenas de película de David Lynch en la que de la nada se abre una cortina roja y sale un enano con un cuerno en la cabeza que empieza a bailar o a una de las fotos más extrañas de Cindy Sherman. Y a pesar de la voz de Karin Dreijer es, por decir lo menos, muy bizarra, toda la cosa exudaba un erotismo bien cabrón.

Maira insistía en que ya nos fuéramos porque ya le había cagado el asunto y había otra fiesta en Regina o en la San Rafael o no recuerdo bien dónde. Con todo el dolor de mi corazón tuve que decirle que, por favor, esperáramos un poco porque ese chavo era muy bueno.

–Nel, ya vámonos—me contestó—ese güey hace trampa, todo lo que pone es de The Knife, así que mejor te buscas los discos y los oyes en tu casa. Y así fue, cuando por fin me recuperé de una fiesta que había terminado a las 9 de la mañana (sí, creo que fuimos a Regina, y a la San Rafael y a no sé dónde más) corrí a mi computadora a buscar los discos de esta gente. En resumen, The Knife es una banda sueca de electro pop formada por los hermanos Karen y Olof Dreijer, se formaron en 1999, tienen tres discos de estudio y son bien raros, no les gusta dar conciertos y cuando los dan salen disfrazados como si fueran a participar en alguna actividad sado masoquista.

Tengo en un lugar bien resguardado de mi corazón tanto el Silent Shout de 2006 como el Deep Cuts de 2003, pero es este que acabo de mencionar al que me voy a referir. Y de hecho, no voy a hablar de todo el disco, a pesar de que todo es una joya, de que se puede escuchar incansablemente como de hecho me ha pasado y de que trae grandes canciones como Girls’ Night Out, Pass This On y la poderosa, violenta, sexosa y retadora You Take My Breath Away, sólo voy a hablar de una canción.

Heartbeats es, en mi lista muy personal, subjetiva y todo lo demás, la mejor canción de la década pasada (bueno, en la lista de Pitchfork de las mejores 500 canciones del 2001 al 2010 aparece en el lugar 15 y delante de ella puro gigante desde Arcade Fire hasta Outkast, pasando por Daft Punk, Radiohead y puro grande más).  La canción es una línea electrónica pop feliz, cencerro y tambores,  y con una letra espectacular.

Uno puede imaginar la escena, la pasión que ha estado contenida por muchos días, meses quizá, una amistad de esas que se va volviendo otra cosa, y luego una noche de confusión, quizá borrachos, quizá con algo más encima, las manos que se toman mientras los dos se empiezan a decir netas.

“One night of magic rush,

the start a simple touch,

one night to push and scream

and then relief”.

Y luego todo sucede, un roce de más que saca chispas, los cuerpos que se acercan como si se conocieran de mucho tiempo atrás, las bocas que se unen, la saliva que se funde y deja un olor a intenso que podría ser desagradable pero sólo sabes que te atrae. Y no hay nada más que hacer que dejarse ir con una corriente que no sabes a dónde te llevará, pero que tampoco te importa, porque lo único que está es el sonido de dos corazones que palpitan a su ritmo y comparten la oscuridad de la noche.

“and you… you knew the hand of a devil

And you… kept us awake with wolves teeth

Sharing different heartbeats in one night”.

Y después de eso, ya nada es igual.

La canción es poderosa, si la oyes en esta versión o si la oyes en la de José González, que con toda la cursilería que se carga, me gusta mucho también. Y eso te dice que es una buena canción. Incluso, la versión en vivo de The Knife, que es mucho más oscura, mucho más densa y al mismo tiempo mucho más simple, tiene su propia belleza.

Los dejo con la versión original de Heartbeats, la versión de José González, la versión en vivo y, nomás para no dejar, el video de “You Take My Breath Away”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s