No te voy a dejar entrar: Fobia “Mundo Feliz”

Fui fan de Fobia buena parte de mi vida. Y cuando digo fan, me refiero a fan fan, de comprar todos los discos, de ir a conciertos, de saberme las canciones y tocar coverscon mi banda. En algún momento de la vida llegué a afirmar que Fobia, junto con Consuelo Velázquez (la de “Bésame mucho”), José Alfredo Jiménez y Caifanes eran lo mejor que le había pasado a la música en México. Creo que exageré un poco, pero sigo pensando que en aquel momento fueron muy importantes.

Creo que el Mundo Feliz fue el primer disco que esperé desde que estaba en producción. Lo esperé con ansia de hecho y en cuanto supe que ya estaba en el mercado me lancé al Zorba de Perisur a comprarlo.

Fobia se había alejado por completo de los paradigmas del rock hecho en México. Sus letras no hablaban del metro o de la vida de perro que se vive en las calles y sí se decían “yo soy el crucifijo, al fondo de tu iglesia, al cual ya no visitas, al cual ya no le rezas”, hablaban con palabras extrañas pero todo tenía una lógica, lo cual, muchas veces, no pasaba con Caifanes cuyas letras simplemente no tenían sentido. Su música nos enseñaba tres lecciones muy valiosas: se vale echarle producción, se puede hacer pop de calidad y se puede cabalgar del pop al rock sin que esto implique traición alguna (claro, eso ya lo había demostrado mucha gente antes en Inglaterra y en Estados Unidos, pero yo no lo sabía ni los había escuchado).

El Mundo Feliz sólo vino a confirmar lo que yo ya sabía: esos tipos eran buenos. Empezaba con unos sonidos como selváticos y un sonido de arpas como de esos que aparecían al final de las películas de Pedro Infante para luego irrumpir con la batería sólida y la guitarra funk de “Brincas” y estaba también esta canción “El cerebro” que sonaba a como suenan ahora esas bandas de dark cabaret como los Dresden Dolls, nomás que no daba güeva. Mi favorita del disco, como canción unitaria, era “Caminitos hacia el cosmos” con esos sonidos como de ferrocarril volador y de una vaca espacial herida, el xilófono con tono infantil, la batería en backmasking (que es ese efecto cuando se pone un sonido al revés en una grabación) y el coro diciendo “nada me alivia tanto como irte dejando atrás”.

Sin embargo, a partir del track 7 el disco adquiría una unidad muy extraña que me obligaban a escuchar el resto de las canciones como si fueran parte de una misma canción mucho más grande, no sé si ellos lo hayan visto así, pero para mí fue el primer acercamiento a un disco conceptual. Era todo un viaje en honor del desamor, y a una tristeza resignada y un tanto histérica, que empezaba con el ritmo sincopado de “La fecha especial” con “envenené para ti un lindo pescado” y “todo tendría sentido si cenaras aquí”. Después venía “Sacúdeme” y Leonardo cantando “¿en dónde estás? Preguntan con temor, los restos de un antiguo corazón” sobre la guitarra inquieta de Huidobro, y el riff tan cercano a Smells Like Teen Spirit de Nirvana con el que iniciaba “Mi pequeño corazón”.

El punto más alto lo alcanzaban en Mundo Feliz, la canción que da título al disco. Después de tanta tristeza acumulada, de tanta melancolía del señor que se volvió loco y se quedó encerrado en su casa vestido de smoking, empezaba de nuevo la selva, ahora con la guitarra de Huidobro imitando a los animales, el bajo del Cha en slap y ahora sí, “no se lo presto a nadie, y tú no vas a estar ahí, no te voy a dejar entrar en mi mundo feliz”.

Sí, Fobia no ha sido esa banda enorme que pudo haber sido. Sinceramente, creo que aquí alcanzaron su más alto nivel de maestría, pero creo que a partir de él se hizo una nueva generación de músicos en México, con la cabeza más abierta a experimentar, y creo también que el disco hubiera sido mucho más exitoso si hubiera salido 5 años después de su lanzamiento original. Los dejo con un par de videos. Caminitos hacia el cosmos en vivo, en el programa de Verónica Castro, en una versión que se oye medio chafa pero que funciona bien como documento, y el Mundo Feliz en versión del disco con un video que hizo alguien en Youtube.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No te voy a dejar entrar: Fobia “Mundo Feliz”

  1. Oscar Villarreal dijo:

    El coro que dice “atención: a su derecha se encuentra la vía lactea, en ella se encuentran más de un millón de estrellas. Favor de abstenerse a sacar las manos del carrito, y de tomar fotografías con flash”, fue una aportación de Alejandra Guzmán en la versión de estudio. Excelente rola, de mis favoritas en definitiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s