Uno y sus obsesiones

Tengo un gusto enfermizo por la música. La gente que para su buena o mala fortuna me conoce, lo sabe bien. De hecho, muchos de mis amigos lo son justamente porque compartimos la obstinación de escuchar cada vez más y más cosas.
Algunas de mis amistades más entrañables se han forjado en el intercambio de caséts y viniles –en aquél principio en el que se llamaban simplemente discos y no tenían ese nombre que suena tan retro y hipster— luego con los CD y ahora los archivos digitales; no importa el medio, lo que importa es lo que se oye. Tengo profundas relaciones con gente que vive en otros lares y que esencialmente se reducen a mensajes esporádicos con textos como: “güey, tienes que escuchar a éstos, son de Escocia y están bien chidos”.
Hace poco, en una pesada tarde de domingo, comencé a hacer una lista de discos que me han obsesionado a lo largo de la vida. Luego vino la idea de compartirla con ustedes en este blog, en el que voy a ir mencionando los discos acompañados de su ficha, alguna muestra de a qué suenan y un texto breve sobre lo que han significado en mi vida.
Creo que la mejor forma de describir de qué se trata la lista, es empezar por señalar justamente lo que no es: no es la lista de los mejores discos de la historia, no es la lista de los discos más influyentes, no es una lista representativa de nada, ni siquiera de mis artistas o canciones favoritas. Es simplemente una lista de discos que por alguna razón llegaron a mis manos y que, por lo menos en un importante periodo no pude dejar de escuchar. Discos que han estado en el walkman, el diskman o el Ipod y que he oído completitos de principio a fin. Algunos, afortunadamente los menos, los oí hasta el hartazgo, al grado de que no puedo ponerlos nunca más sin sentir una extraña sensación de náusea.
Puse algunas reglas en la selección: 1) sólo hay un disco por grupo o artista. 2) No puse compilaciones, más que una que tiene una justificación que verán en su momento; esto es una lástima porque quedaron fuera varios de mis consentidos.
Finalmente, decidí ordenar la lista conforme los discos fueron llegando a mí. Es decir, no es un orden cronológico o de prelación. Creo que esto puede ayudarme a entender por qué me gusta lo que me gusta y, en buena medida, como es que llegué a ser la persona que soy ahora.
Bueno, de eso se va a tratar esto, voy a postear los martes y jueves y, obviamente, el próximo martes va el primero de los discos. Por ahora los bonus tracks, dos grupos que no vienen en la lista, pero que ¡chingaos, como me gustan!: los escoceses The Jesus & Mary Chain tocando Head On y Wilco con Jesus, etc. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Uno y sus obsesiones

  1. Crislata dijo:

    Estaría mucho más chido si contaras la historia/obsesión detrás de cada canción. Como hacer cortometrajes musicalizados. No seas flojo o tímido, ¡dale!

    • Justo de eso se trata. Las primeras canciones no las comenté porque era la presentación y ya se había hecho el post muy largo, pero para cada disco va a traer historia, del disco en sí y de por qué me gusta también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s